¿Estás en el ASNEF? Descubre cómo puedes salir de este registro

Si estás en el ASNEF, ya sabes más o menos a lo que te enfrentas. Es un registro o fichero de morosidad en el que tu nombre puede ser incluido a petición de una empresa con la que hayamos contraído una deuda (no importará cual sea la cantidad de la misma).

La principal consecuencia de estar en este registro es que pasarás a formar parte de una especie de lista negra que muchas empresas tienen en cuenta para tomar la decisión de si conceder o no dinero, como los bancos.

 

Es posible solicitar créditos con ASNEF, algo complicado, condiciones que no siempre son buenas, pero existen empresas de créditos rápidos que nos lo permiten.

Siempre y cuando la cantidad a solicitar no sea muy elevada, y lo que debemos no sea muy alto (por ejemplo, a partir de los 1000-2000€ ya te puedes olvidar del préstamo), no deberíamos tener mucho problema.

 

En cualquier caso, te invitamos a que sigas leyendo para saberlo todo sobre este registro.

Todo lo que debes saber sobre el ASNEF

¿Por qué motivos podrían incluirnos en él?

Cualquier individuo puede formar parte de este registro, y es que lo único que hará falta es no pagar una factura. Puede que no seamos consciente de ello, que no tengamos dinero en el banco, que hayamos cambiado de número de cuenta bancaria, o que el método de pago que usábamos haya dejado de ser válido (esto es algo habitual en las tarjetas de crédito o débito).

 

Sin embargo, una empresa no te puede incluir sin más en el registro, si no que tendrán que cumplirse determinadas condiciones:

 

  • Existencia de la deuda: La deuda tiene que existir y debe de haber constancia de que no se ha satisfecho a tiempo. Esto quiere decir que habrá una factura y que se podrá comprobar que ha pasado el plazo para hacer frente al pago. También se debe demostrar que es un servicio solicitado y disfrutado.
  • Tiempo: Otro de los criterios que se exige es que no hayan pasado más de 6 años desde la fecha de la factura, la fecha del pago original.
  • Notificación: La deuda tiene que haber sido notificada y enviada mediante un cauce oficial. Incluso, aunque un individuo tenga varias deudas con una entidad, todas ellas deben de informarse de manera independiente.

 

Estos requisitos vienen regulados en el Real Decreto 1720/2007 de 21 de diciembre y deben ser cumplidos por las empresas a rajatabla; en el caso de que no sea así, y que incluyan los datos en el ASNEF sin nuestro conocimiento, podríamos denunciarles a través de la Agencia Española de Protección de Datos.

 

Una vez que se haya incluido el registro, se tendrá un plazo máximo de 30 días desde la fecha del registro.

¿Cómo podemos salir del ASNEF?

La manera más rápida de escapar del ASNEF es pagando la deuda contraída. Al hacerlo, la compañía debería ordenar al registro que retirasen nuestros datos de inmediato. En el caso de que no recuerdes la cantidad económica para satisfacer la deuda, te tendrás que poner en contacto con la empresa para que te proporcionen dicho dato (ten presente que, a medida que pasa el tiempo, se pueden aplicar intereses).

 

Si esperas 6 años, el ASNEF debería retirar tus datos de forma automática (ya que no pueden estar en el registro más de ese tiempo). Pero ten muy presente que durante este tiempo puedes tener problemas de financiación de gran importancia.

 

Además, también debes tener presente que, una vez pase ese tiempo, y aunque hayan retirado los datos, la deuda seguirá estando presente, no desaparecerá.

¿Cómo se puede conseguir financiación estando en el ASNEF?

Tal y como hemos comentado, es posible encontrar empresas que nos pueden ofrecer financiación estando en el ASNEF, las llamadas empresas de créditos y préstamos rápidos.

 

Se caracterizan, precisamente, por su rapidez. Se suelen pedir a través de Internet, mediante un proceso automatizado. Esto quiere decir que te pueden dar una respuesta a tu solicitud en el mismo proceso, sin tener que esperar mucho. Si te lo aprueban, puedes tener el dinero en tu cuenta en tan solo unos minutos (todo lo más, en 24/48 horas).

 

Estando en el ASNEF, estas empresas pueden imponer algunas condiciones especiales: para deudas bajas no habrá mucho problema. Para deudas intermedias, lo más común es que hagan un estudio de riesgo, valorando si el usuario tiene capacidad de hacer frente a la misma. En el caso de que la deuda sea muy elevada, es raro que se conceda (estamos hablando de deudas de a partir de los 1000€, aunque cada entidad puede establecer sus condiciones).

Estas son las consideraciones más habituales que debes evaluar en relación a si tus datos están en el ASNEF.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies