Motivos por los que el pago contactless se está extendiendo por toda Europa

 

Cuando surgieron los primeros métodos de pago sin contacto la sociedad en general se mostró sorprendida, aunque no llegaron a calar muy hondo debido a la inseguridad que transmitían algunos de ellos. Sin embargo, los sistemas fueron evolucionando hasta dar forma a los que conocemos hoy en día.

 

Se trata de las tarjetas contactless, las cuales paulatinamente van contando con una mayor popularidad en Europa. Cada vez son más numerosos los países cuyos ciudadanos deciden transformarse digitalmente dando un paso que resulta de gran importancia, especialmente para aquellos individuos que acostumbran a hacer una considerable cantidad de pagos a lo largo del mes.

 

España sigue batiendo récords en el sector contactless

 

Recientemente se ha dado a conocer un notable incremento del uso de este tipo de tarjetas en el territorio británico, concretamente de alrededor del treinta por ciento, lo cual demuestra que dicho sistema de pago se encuentra en plena ascendencia.

 

Así lo demuestra Mastercard, la popular compañía que periódicamente elabora estudios estadísticos para saber qué métodos son los actualmente preferidos por los consumidores, tratando de potenciarlos para satisfacer sus respectivas necesidades.

 

Los resultados no pueden ser mejores en lo que se refiere a las tarjetas contactless, especialmente en España. Si ya de por sí las cifras registradas en Inglaterra son sorprendentes no se quedan atrás las del país ibérico. En nuestro caso los pagos realizados sin ningún tipo de contacto físico entre el terminal y la tarjeta –método técnico en el que ahondaremos más adelante– han sufrido un aumento porcentual de ochenta puntos desde el inicio del 2018.

 

Desde la implementación del citado sistema los españoles se han mostrado predispuestos a sacarle partido a una tecnología que hasta hace lustros era impensable. Por el contrario, en la actualidad se encuentra a la orden del día, realizándose multitud de transacciones por medio de tarjetas contactless en ciudades como Madrid, Barcelona y Valencia.

 

A nivel europeo las cifras son si cabe más positivas. Y es que a poco de poner fin al año 2018, durante el transcurso del mismo el incremento de su uso se sitúa en un 97 por ciento. Ello no es de extrañar teniendo en cuenta varios aspectos, resumiéndose el primero en que la mayoría de tarjetas de crédito/débito que son expedidas en la actualidad implementan el sistema de pago sin contacto.

 

Aunque no resultaría tan exitoso si las compañías no se encargasen de fomentarlo. Desde las entidades bancarias hasta las propias marcas que fabrican y distribuyen las tarjetas –tales como Visa y la anteriormente mencionada Mastercard– proceden a impulsar un método cuyas ventajas están dando pie a que el resto de procedimientos de pago poco a poco vayan quedando relegados a un segundo plano, incluyendo el clásico efectivo.

 

En efecto, de ello da buena cuenta precisamente Visa. Dicha entidad realiza muchos de sus estudios en España para detectar tendencias y potenciarlas. El último de ellos hacía referencia a los pagos con tarjeta contactless o empleando efectivo, y más de la mitad de los encuestados eligieron la primera opción como su preferida.

 

Factores que conllevan un éxito de tal calibre

 

Son varios los aspectos que han acarreado una proliferación tan vertiginosa del método de pago sin contacto. Lo primero que llama la atención de los consumidores es la comodidad y facilidad que se da a la hora de realizar todo tipo de compras o al abonar el coste de cualquier servicio.

 

Lo que antes se traducía en tener que introducir el clásico PIN, el cual en demasiadas ocasiones acababa siendo olvidado, ahora se ha convertido en un simple gesto. De esta manera también se evita el engorroso proceso que supone en ocasiones la introducción de la tarjeta en el datáfono.

 

Conviene destacar que el tratamiento del PIN depende principalmente de las cantidades a abonar. Si las mismas superan los veinte euros el cliente sigue viéndose en la obligación de indicar el citado código, aunque la confortabilidad es mucho mayor, bastando simplemente con hallar el símbolo contactless presente en el terminal y colocar delante la tarjeta.

 

Pero de poco serviría contar con un sistema tan cómodo y rápido si su seguridad dejase que desear. Afortunadamente no es el caso de las tarjetas que implementan dicho sistema de pago sin contacto, el cual inicialmente transmitía intranquilidad a los ciudadanos sobre todo por la posibilidad de realizar pagos de menos de veinte euros sin el PIN.

 

Las entidades bancarias encargadas de emitir las tarjetas a fecha de hoy establecen un límite en lo que a este tipo de transacciones se refiere, dando pie junto al resto de medidas a un sistema férreo que es sinónimo de seguridad en estado puro.

Todo ello está resultando en la fugaz expansión del método contactless en Europa, estimándose que durante el próximo año al que se dará comienzo dentro de poco el récord no solo se producirá en España, sino también en el resto de países que conforman el continente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies