¿Qué es una endodoncia? Causas y tratamiento

 



Disfrutar de una adecuada salud bucodental que nos permita ofrecer una sonrisa limpia y agradable es algo por lo que cada vez un mayor porcentaje de la población se preocupa. Por fortuna en nuestro país el número de clínicas dentales es muy abundante y la profesionalidad de estos servicios está fuera de toda duda, por lo que no resulta nada complicado acudir a una clínica dental a que nos aconsejen y nos traten cualquier problema bucal que tengamos.

Uno de los tratamientos más comunes y que se suelen realizar con gran frecuencia en la mayoría de pacientes es la Endodoncia. La endodoncia, que es también conocida en el lenguaje de los dentistas como tratamiento de conductos, es un procedimiento que actúa en el interior de cada pieza dental para lograr su conservación, así como la del hueso y la encía que la rodea. Para la endodoncia causas sobre su origen hay muchas, y por ello seguir los consejos de los profesionales es de vital importancia. 

¿En qué consiste la endodoncia?

Un tratamiento de endodoncia permite conservar también la funcionalidad de la pieza dental evitando su extracción, por lo que su importancia va más allá de lo puramente estético. Los profesionales que practican las endodoncias son conocidos en las clínicas dentales como endodoncistas, ya que es una técnica realmente exigente que requiere de profesionales cualificados de manera específica en este tratamiento.

Una endodoncia consiste en la eliminación del tejido infectado en la parte interior del diente en la que se encuentran los vasos sanguíneos y los nervios. Una vez este tejido infectado es retirado se procede a sus sustitución por un material inerte con el objetivo de acabar con la infección para que no vaya a más y haciendo el diente insensible a esta infección. Con ello se logra parar el progreso de la infección y se mantiene la pieza en buen estado durante mucho más tiempo.

La endodoncia es algo que se hace desde hace siglos, ya que incluso en la época romana se sellaba la cavidad pulpar con elementos de bronce. Desde esa época hasta el día de hoy las endodoncias han evolucionado y en la actualidad como no puede ser de otra manera contamos con tratamientos completamente profesionales y con garantía de satisfacción para el usuario o paciente.

¿Qué causa una endodoncia?

La endodoncia puede tener origen en diversas causas pero la más frecuente de todas es la existencia de caries muy profundas que terminan por dañar el nervio del diente haciendo que éste se infecte. Otras causas muy comunes y que pueden actuar de forma conjunta son la erosión, el desgaste y los traumatismos, ya que el roce de los dientes entre ellos puede llegar a ocasionar pulpitis, una lesión en la pulpa que hace necesaria la realización de una endodoncia.

Aunque retirar la pieza dental para acabar con la infección y posteriormente realizar un implante es una opción posible la más común es la endodoncia, ya que se retira la pulpa dañada y el tejido dañado por las bacterias y el diente puede volver a estar sano y sin ningún tipo de problema o infección. Tan solo hay que utilizar el remanente del diente para realizar una restauración sobre el mismo y así recuperar su funcionalidad. 

 

 

Una vez ha sido realizado el tratamiento de la endodoncia el diente restaurado puede durar toda la vida si se cuida de forma adecuada. Estos dientes a pesar de que han sido tratados puede sufrir caries, por lo que mantener una correcta higiene bucal y acudir a revisiones a tu clínica dental es algo que se debe hacer para evitar una nueva endodoncia. En cualquier caso conviene destacar que los dientes tratados con una endodoncia son más sensibles y propensos a la fractura, lo que puede hacer necesario colocar una corona en lugar de obturar la pieza dental después del tratamiento del conducto.

 

 

 

De forma adicional puede ser muy útil realizar una radiografía de la zona después del tratamiento para comprobar que el hueso del diente se está regenerando de manera adecuada y que todo va según lo previsto en el tratamiento. Una endodoncia puede suponer un antes y un después en la salud del diente tratado y es que es un tratamiento efectivo que evita problemas más graves en el futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies