Cañizos Naturales: Los cerramientos amigables

La vida urbana nos tiene atrapados en el hacer para ser. Entre el concreto, el hierro, el vidrio, la electricidad, el WiFi, los aparatos electrónicos, el smog, la locomoción, las calles llenas de gente que va y viene, el stress, el ruido, la rutina asfixiante y tediosa, el ver cómo se empatan los días con las noches y así, siempre.

Pero la vía de escape puede ser uno mismo, con ideas, con el lugar que nosotros podamos crear para sacar todas las malas vibras y llenarnos de las energías necesarias. Crear nuestros espacios vitales para escapar del mundanal ruido, recargarnos y al volver al día a día, irlo depurando tal cual nos toca como personas útiles a la sociedad.

Y, ¿cómo crear espacios que nos revitalicen?

Lo principal es siempre estar conscientes de que nuestro entorno puede ser un santuario siempre y cuando no lo recarguemos de cosas, sino más bien le coloquemos las más necesarias, naturales e innovadoras que nos permitan maximizar el disfrute visual, como las que uno ve en Deco and Lemon todos unos grandes referentes en la especialidad de crear ambientes propicios y a su vez ayudar a delimitar las áreas a nuestra conveniencia y deber, ya que son los terrenos de nuestra propiedad.

Sí hablamos de jardines, donde en unos metros cuadrados se realizan actividades propicias tanto para la intimidad como para demostrar cuidado, ornato y armonía. Porque en un jardín delantero todos hacemos vida social siempre en el margen de nuestra propiedad y compartimos con vecinos, caminantes y demás.

Por eso es muy propicio y hasta amistoso el utilizar cerramientos elaborados con cañizos naturales que demarcan con efectividad nuestra propiedad, demostrando buen gusto y a su vez conciencia ecológica que ya tiene mucho en la historia humana, por ser un material resistente, duradero, altamente funcional y seguro.

Más usos, más ambientes

Como dijimos, el jardín frontal es el de la convivencia con los demás, pero el jardín o patio trasero es el de nuestra convivencia personal y/o familiar. Donde los espacios se van escribiendo según las profesiones, necesidades, deseos, pertenencias. Cada jardín trasero es distinto, pero no por ello no ha de estar bien organizado.

Las familias y personas se sienten mejor identificadas cuando delimitan sus áreas para ser, hacer y deshacer. Los jardines posteriores son el ejemplo que usted sabe decimos la verdad. Y con los cerramientos naturales puede dividir sus espacios no sólo con la parte posterior de sus vecinos, sino para el cuidado de su jardín organopónico para que sea una sección cerrada y bien asegurada. Los cañizos naturales son a nivel mundial los más utilizados para ello, les dan estilo, personalidad, propósito.

Seccionar las áreas de máquinas o accesorios de jardinería. De aves de corral o animales pequeños. Del área recreativa para parrilladas y festejos o colocar las hamacas. Eso lo realizan las personas organizadas con un agradable y –repetimos-, amistoso cerramiento con cañizo natural, aprovechando que sus materiales son resistentes y se ajustan a las medidas que el usuario requiere.

Y sí vive en un edificio o casa con patio ya pavimentado, pues por igual es el uso. Al menos en los departamentos o pisos, puede separar lo urbano de lo ecológico, con un elemento como lo es el cañizo que convive entre ambos mundos por ser natural y de tan alta resistencia y pureza que se vuelve a prueba de la toxicidad, erosión, uso y abuso y el tiempo, por algo su uso es técnicamente ancestral y sigue y seguirá en boga porque las personas que saben, su instalación siempre procuran.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *