Cómo calentar mi casa de forma barata

Mientras el precio de la luz crece día tras día, el invierno se acerca lentamente. Los hogares se han quedado fríos y dentro de poco será necesario encender la calefacción. Sin embargo, con la subida del precio de los productos de primera necesidad y los picos en el precio de la luz, muchos hogares optarán por buscar nuevas vías para mantener caliente su hogar.

Pero no seamos dramáticos. En realidad existen muchas maneras de mantener una casa cálida sin necesidad de recurrir a la calefacción. Nuestros padres y abuelos se mantenían sin calefacción, y los hogares de las zonas frías siguen recurriendo a algunos de estos mecanismos. Por si eso fuera poco, en la actualidad contamos con una tecnología que nuestros abuelos nunca hubiesen imaginado, como un calefactor eléctrico o aislantes de aluminio.

Si tú también estás buscando la manera de prepararte para el invierno sin gastarte mucho dinero, has llegado al sitio indicado. ¡Comenzamos!

Sistemas alternativos

La calefacción no es el único sistema para conseguir una temperatura óptima. De hecho, son muchos los pueblos de España que no cuentan con calefacción y recurren a otros mecanismos, tales como chimeneas o calefactores eléctricos.

En el primer caso, una chimenea, casete o estufa es perfecta para el invierno. De hecho, muchos hogares de las zonas rurales se calientan con leña. Sin embargo, incluso en estas familias este sistema se alterna con otros, como es el caso de calefactores eléctricos. Si tienes miedo de la factura de la luz, has de saber que en la actualidad algunas marcas como Taurus han apostado por calefactores de bajo consumo. El diseño de estos aparatos permite aprovechar la energía del entorno y dispersarla por el hogar, por lo que aprovecha el propio calor disponible y lo acrecienta. Además, existen modelos de diferentes potencias e intensidades, lo cual permite controlar el uso de energía.

Aislar el hogar

En muchas ocasiones el problema no es tanto cómo se obtiene el calor sino cómo conservarlo. Muchas casas no están preparadas para albergar calor en su interior y, a la hora de la verdad, expulsan por el techo, las paredes o las ventanas toda la energía. En este sentido, existen algunos trucos caseros sumamente económicos para aislar el entorno interno del hogar y mantener el calor en su interior.

Así, puedes sellar las puertas y ventanas con juntas de corcho, burletes, cortinas y alfombras. A ello se pueden unir otros elementos, como aislantes de aluminio, que muchas personas colocan, a modo decorativo, en las paredes. Estos aislantes retienen el calor de manera natural.

Prendas de invierno

Aunque parezca una obviedad, te sorprendería la cantidad de personas que no se abrigan en el hogar. Al ser un entorno interno y seguro, es corriente que muchas personas utilicen prendas finas y frías en casa, aunque nos encontremos en pleno invierno. Independientemente de si vas a encender la calefacción o no, tenemos que ser responsables con la energía de la disponemos y utilizarla cuando lo necesitemos.

Esto significa que podemos apagar la calefacción por la noche y abrigar el lecho con mantas y edredones de calidad. Asimismo, es importante contar con prendas gordas para el hogar, ya que pasamos gran parte de nuestro tiempo allí, y no siempre nos movemos.

Como ves, existen algunas alternativas para obtener calor y no gastarnos mucho dinero. Y tú, ¿qué truco nos recomiendas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies