Ventajas del renting de coches

Comprar un coche, ya sea de segunda mano o nuevo, puede ser estresante. Desde la elección del coche adecuado hasta la negociación del precio, el proceso puede ser abrumador y costoso. Al tratarse de una inversión importante, suele requerir un ahorro y, a menudo, implica acuerdos con tu banco o cooperativa de crédito sobre las estructuras de pago. En muchos casos, el renting de un coche es un medio más rentable y accesible de conseguir un vehículo, como puedes ver en la mejor guía. Básicamente, consiste en alquilar un coche durante un periodo determinado, lo que significa que no es necesario gastar una cantidad excesiva en costes iniciales. El renting es especialmente beneficioso para las personas que no conducen mucho, ya que los costes suelen depender del número de kilómetros recorridos al año. Aunque significa que no es dueño de un vehículo directamente, hay otras ventajas a tener en cuenta.

Los principales beneficios del renting de vehículos para autónomos y empresas

Pagos regulares más bajos

Es importante no subestimar el coste de poseer un vehículo. Además del pago inicial, es probable que tenga que pagar importantes gastos mensuales con intereses. Cuando se compra un vehículo, los pagos del coche suelen ser significativamente más altos que los del arrendamiento, lo que hace que el arrendamiento sea más rentable para algunas personas. Los pagos del renting se determinan por la diferencia entre el precio de venta original y el precio residual. El precio de venta original se fija tras negociar con el concesionario. Es el precio de venta sugerido por el fabricante (MSRP), menos los descuentos y las negociaciones. El valor residual corresponde a la cantidad que puede revenderse el vehículo una vez finalizado el contrato de alquiler. Si tu kilometraje anual es relativamente bajo, es probable que tus pagos regulares de renting sean mucho más bajos que si compraras un coche. Esto es beneficioso para alguien que busca disminuir sus gastos.

No sufre la depreciación

Uno de los sentimientos más comunes que se describen tras la compra de un vehículo es la libertad que se experimenta al salir del concesionario. La desafortunada realidad de la compra de un coche es que el valor de su vehículo cae drásticamente tan pronto como sale del concesionario. En el momento en que los neumáticos de un vehículo nuevo tocan la carretera fuera del concesionario, puede perder entre un 9% y un 11% de su valor debido a la depreciación. En el plazo de un año, un vehículo puede perder hasta el 20% de su valor y, en cinco años, puede perder hasta el 60%. Aunque la depreciación tiene sentido, es un aspecto frustrante de tener un coche.

Puedes conducir un coche más bonito

El renting de coches tiene muchas más opciones en cuanto al tipo de coche que se puede conducir. Sin tener que pagar una gran cuota inicial, puede permitirse una gama de vehículos que no podría comprar. En la mayoría de los casos, los vehículos nuevos son más fiables que los usados. Contienen componentes nuevos que tienen una esperanza de vida mucho mayor que los de segunda mano. Esto reduce la probabilidad de tener que pagar costosas reparaciones. Los arrendamientos suelen durar entre dos y tres años. Esto significa que se rota con frecuencia entre vehículos nuevos. Los coches modernos están repletos de las últimas tecnologías, lo que permite a los conductores de renting disfrutar de nuevas características.

Sin costes de reparación y mantenimiento

La mayoría de los contratos de renting incluyen una garantía del fabricante que cubre las reparaciones del coche durante un periodo determinado. En el caso de un renting que dure 36 meses o menos, es poco probable que los conductores tengan que pagar por las reparaciones. A veces, los fabricantes y los concesionarios ofrecen un mantenimiento gratuito durante un tiempo determinado. Aunque los costes de mantenimiento del coche pueden variar significativamente, de media, los conductores pagan alrededor de 1.300 euros al año. Evitar este coste puede suponer un importante ahorro anual.

Reducción del pago de impuestos

Dependiendo del vehículo que conduzca, los pagos de impuestos pueden ser muy elevados. En la mayoría de los estados, el impuesto que se paga por su vehículo arrendado es por uso. Esto significa que sólo pagas el impuesto sobre el vehículo durante el tiempo que alquilas el coche, lo que contribuye a un ahorro a largo plazo. Si tienes un negocio, los pagos de impuestos son aún más bajos. Al registrar su coche como vehículo comercial, el impuesto se convierte en deducible. En la mayoría de los casos, puedes anotar todos los pagos como deducciones fiscales. Esto hace que el renting de un coche sea una opción muy popular entre las empresas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies