A pesar de que el Tribunal Constitucional declaró nulo el O-1, desde la Generalitat se gestan los próximos movimientos para la celebración del referéndum catalán.

Luego de que el Parlament aprobara la ley del referéndum para poder lograr la convocatoria, el Gobierno Central, de la mano de Mariano Rajoy, ha apelado a todas las normas que amparan al referéndum. Si bien, la intención de Rajoy era la de almenos ralentizar la convocatoria ilegal catalana y en lo posible pararla por completo, parece que desde la Generalitat, el presidente Carles Puigdemont tiene planeado seguir a toda costa con el referéndum.

Por el momento, ante una posible publicación oficial de la ley de transitoriedad o de ruptura catalana, el gobierno de Mariano Rajoy tiene la posibilidad de presentar un recurso para desestimar dicha ley, lo que anularía por completo al referéndum.

Aparte de los cerrojos constitucionales que se han elaborado desde el TC, la fiscalía ha presentado querellas contra Carles Puigdemont y los miembros de su Govern y del Parlament. También, se ha decidido ordenar a los Mossos d’Esquadra, la Guardia Civil y la Policía Nacional que impidan la celebración del referéndum este 1 de octubre.

Teniendo en cuenta esto, el Gobierno Central ha “cercado” casi cualquier posibilidad de que se celebre el O-1, dejando a la Generalitat, prácticamente con las manos atadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *