Un vecindario unido en muchas formas

U

Conozco un vecindario donde tuve el gusto de residir (dispensen, no diré dónde es por cuestiones de privacía), en el cual los gastos eran compartidos en algunas cosas.

Sí, que se lee algo que pasa de lo ahorrativo a pérdida de las empresas pero, ¿qué pueden hacer los que menos pueden?, ¿perderse las oportunidades del mundo nada más porque el salario mínimo no les alcanza?, a mi manera de ver eso es discriminación y además, el pago se hace. Les explico.

Como hay niños y jóvenes, requerían Internet tanto para su educación como entretenimiento. Con rifas y actos compraron equipos portátiles para ellos, ¿es mala esa unión por un bien?, ¡les aseguro que no!

Entonces uno de los vecinos contrató el Internet más rápido y eficaz y hasta costoso que pudo. Cada vecino (07 en total), adquirieron entonces uno o dos WiFi booster  para hacer que la señal llegase con toda la fuerza debida a cada hogar, en base a la fuente principal.

Cada mes, todos colaboraban para pagar la factura. Nunca quedaron debiendo, la empresa recibía du dinero y chicos y grandes disfrutaban a full señal.

Eso es lo que vuelve a los vecinos, amigos: la solidaridad y cooperación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies