Aumentan los ciberdelitos tras el Covid-19

El COVID-19 ha cambiado la forma de ver la seguridad de la información por parte de las empresas en Latinoamérica y en el mundo entero. El COVID-19 no solo ha hecho que muchos individuos trabajen en casa, a veces en sus propios ordenadores, y que utilicen sus propios routers, protección antivirus, etc., sino que la falta de protección de ciberseguridad que los individuos pueden proporcionar contra los ataques de los hackers, especialmente para la información altamente sensible, puede ser limitada. 

Muchas personas tuvieron que teletrabajar, optar por la telemedicina y realizar estudios a distancia y en línea debido a la pandemia. Los requisitos para estas personas incluyen ordenadores, Internet, software de cortafuegos, cámaras, etc. Las reuniones pueden realizarse por videoconferencia. Aunque las llamadas pueden ser encriptadas por seguridad, COVID19 generó nuevos desafíos en materia de ciberseguridad. La pandemia genera un aumento en el uso de Internet, atrae a más personas a pasar mucho tiempo en línea y proporciona más oportunidades para la ciberdelincuencia. Entre las amenazas mortales a la ciberseguridad se encuentran el malware, el correo electrónico spam, los sitios web maliciosos, el ransomware, los dominios maliciosos, los ataques DDoS, el compromiso del correo electrónico empresarial, los mensajes maliciosos en las redes sociales, etc. El desarrollo del uso de las nuevas tecnologías está sometido a los requisitos de seguridad.  

Ciberataques y ciberriesgos durante la pandemia del COVID-19

La perturbación ha puesto de manifiesto las debilidades de las instituciones existentes para proteger la salud y el bienestar de las personas. La falta de datos oportunos y precisos, junto a  la desinformación generalizada han provocado daños cada vez mayores y una tensión creciente entre las preocupaciones por la salud pública y la privacidad de los datos. En ausencia de datos precisos e información fiable, el sufrimiento ha sido peor. Ha puesto de manifiesto los fallos de los sistemas existentes en materia de confianza y de intercambio de datos. Durante la crisis, se han observado los principales fallos en la cadena de suministro, especialmente en lo que respecta a los equipos de protección personal (EPP) y los respiradores que salvan vidas en clínicas y hospitales. 

Sin embargo, existen retos de telemedicina y otros enfoques digitales en cuanto a la privacidad y la seguridad de la información protegida. Desde el comienzo del Covid, se ha producido un notable aumento del número de ciberataques. Durante este periodo los principales riesgos cibernéticos son causados por las acciones de las personas, así como por los fallos de los sistemas y la tecnología. Ha habido acciones deliberadas (por ejemplo, robo, sabotaje, fraude y vandalismo), inadvertidas (es decir, omisiones, errores y equivocaciones) y la inacción (por ejemplo, disponibilidad, conocimientos, habilidades y orientación). Los fallos en el software (es decir, las prácticas de codificación, las pruebas, los ajustes de seguridad, el control de cambios, la gestión de la configuración y la compatibilidad), el hardware (es decir, la capacidad, el rendimiento, el mantenimiento y la obsolescencia) y el sistema (es decir, las especificaciones, el diseño, la integración y la complejidad). 

Es necesario que las organizaciones resuelvan los problemas de seguridad y privacidad de los datos personales. Desde un punto de vista ético, el cumplimiento técnico de las leyes sobre datos y privacidad suele ser insuficiente para proteger a las organizaciones de los consumidores frustrados. Debe haber salvaguardias adecuadas incorporadas para manejar los riesgos éticos y los posibles riesgos en la seguridad y la reputación de las organizaciones. Desde el punto de vista legal, las instituciones deben emplear procesos adecuados para garantizar el cumplimiento de las leyes relacionadas con la captura, el almacenamiento, la utilización y la divulgación de datos. 

Ciberseguridad para el teletrabajo 

La seguridad y los riesgos en la reputación, especialmente para las empresas con datos sensibles que han sido una preocupación después de que las normas de aislamiento empujaran a la gente a trabajar en casa y las organizaciones tuvieran que adaptar sus modelos de negocio para dar cabida a un notable aumento de las actividades en la red. Muchos piratas informáticos han reorientado sistemáticamente sus actividades de ataque a las empresas hacia actividades que podrían llegar a los consumidores o a los empleados en sus hogares a través de plataformas digitales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies