De cómo recuperé y di nueva vida a mis dispositivos electrónicos

Para las olimpiadas Tokio 2020 se recogieron miles de toneladas de smartphones y tablets, además de portátiles en desuso, que la población gentil y noblemente donó para hacer las medallas que cada atleta ganador llevará con orgullo doble en su pecho: por el lauro ganado en buena lid y por saber que se hizo con conciencia ecológica.

Esas maravillas se logran cuando hay iniciativa y ya los tiempos han marcado el verdadero fin de los equipos electrónicos, pero, ¿qué ocurre antes?, pues eso bien lo sabemos quienes tenemos esos o alguno de esos dispositivos, requerimos de ellos duración, no sólo por la economía, sino que aunque lo neguemos, un buen aparato es parte de nosotros y le tomamos cariño.

Tomando ideas sobre el tema, me tropiezo con una palabra combinada, muy simpática, comercial y que entendí al momento me podría dar la idea para sustentar la hipótesis o aporte que quiero brindar en este artículo. Portatilmovil es la misma, que de seguro se da a entender como una web que me sugiera dar más y mejor vida útil, a un objeto que se hace querer.

Le di un vistazo y refrende lo que ya sabía por educación familiar e instinto: la conservación de las cosas no es por magia, sino por el cuidado responsable y atención que se le dé al caso.

Cada caso se hace distinto, ya que con el paso de los años y la llegada de nuevos y más sintetizados equipos, parece que los que con tanto esfuerzo y emoción en un tiempo pasado compramos y seguimos a gusto usando, pasó a la obsolescencia total así como algunos de sus repuestos. O al menos eso creemos o nos hacen creer algunos reparadores o vendedores inescrupulosos que nos quieren convencer que nuestro equipo ya no tendrá más vida.

Eso podría ser verdad en un tiempo, pero, ¡caramba, ese tiempo no ha llegado!; más cuando te consigues a personas profesionales que sí te dicen la verdad, como por ejemplo en esa página de la palabra simpática que resalté, que revisan minuciosamente cada aparato y se enfrascan en su recuperación con piezas nuevas, buenas y que mejoran el rendimiento del mismo, notas que hay gente que sabe el valor de las cosas y no sólo las propias sino las ajenas, en éstos casos, las tuyas y las mías.

Mi caso fue la tripleta completa, portátil, tablet y Smartphone. Porque sí, las desgracias muchas veces vienen de a tres y que casi en un tiempo similar y gracias a las acciones del tiempo, programas y fallas eléctricas mis pobres aparatos comenzaron a sufrir, fue que me avoqué a la búsqueda de ayuda para revitalizarlos, porque sabía que aún les quedaba mucha vida y que esa se les da con buen servicio técnico y buenas refacciones, las que sólo puede dar gente que sí sabe y que está interesada en solucionar diciendo la verdad, sin falsos experimentos pero eso sí, mucho de ingenio con las piezas correctas.

El portátil con la fuente de poder, que requería fuese de tal forma y tales cables compatible con el procesador y etc., eso, lo resolvieron rápido y a costo asequible y razonable.

La tablet, problemas con el receptor de WiFi, grave ello porque es su base de operación. Resuelto con el repuesto original que no se conseguía en otros lados, y que querían “adaptar” en otras tiendas, bajo mi riesgo.

Smartphone, problemas con la batería y la cámara. Resueltos por igual con repuestos originales. La batería me la querían también dar trucada en otros lados dizque no se conseguía. En el lugar del nombre simpático (no puedo dejar de sonreír por la conjunción agradable y acertada), me consiguieron la que es.

Buscar y encontrar lo adecuado en Internet es una tarea fuerte. Pero yo me alegro que conseguí “Portatilmovil” y me ayudaron a resolver y a estar en el pleno agrado de conservar lo que tengo porque sé que me puede dar más, no sólo en el sentido de la productividad, sino de la costumbre de unos aparatos que se transformaron en mi cotidianidad y extensión de mis ideas tanto personales como las que brindo al mundo.

Recuperar un equipo y seguir con él o legarlo, es una satisfacción personal inmensa y un aporte indirecto a la ecología, siempre tengamos presente eso, las cosas buenas y positivas son la acción y serán por igual, la reacción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *