Fotografía gentileza de lavanguardia.com

El vicesecretario general de Comunicación nacional del Partido Popular, Pablo Casado, hizo énfasis de que tanto Puigdemont como Carme Forcadell podrían afrontarse a un delito por sublevación, sino dan marcha atrás con sus planes de independización. Además, dió un mensaje para transmitir serenidad a los españoles, aclarando que los separatistas no podrán cumplir su cometido y que prevalecerá la Constitución.

Casado, en el día de hoy ha visitado a Carles Puigdemont, a quien trata de convencer de abandonar su posición “golpista”, para entablar las negociaciones en un marco legal e internacional y no empeorar la situación más de lo que está.

Por otra parte, el Rey Felipe VI se opone ante el proceso independentista catalán, ya que se rige en un marco ilegal, que desdeña la Constitución y la democracia española. Por este motivo, el Rey aboga por la “continuidad histórica de España”, manteniendo la unicidad de la región.

Aún así, España no ha dejado una muy buena imagen como país, ya que las fuerzas policiales nacionales han abusado de su posición por medio de la violencia, durante el 1-O. Por ello, el país busca una manera de entablar las negociaciones con el presidente de la Generalitat y sus partidarios, de una manera más diplomática.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *